5 motivos del descenso de popularidad de un negocio

Categoría: Uncategorized

Después de muchos artículos e innumerables consejos para mejorar tu negocio, hoy toca hablar de los errores más comunes que suelen cometer las personas que tienen un comercio propio. De esta forma, no solo conseguiremos identificar posibles problemas que estén afectando a nuestros resultados, sino que podremos ver las soluciones que han funcionado muy bien en otras empresas.

Errar es humano, pero conocer nuestro punto flaco y no poner remedio nos provocará pérdidas desde muy corto plazo. Para evitar esto, vamos a clasificar las 5 causas por las que un negocio deja de ser popular:

1. Atención al usuario deficiente: La causa más común es sin duda el choque entre el cliente y el dependiente o asesor del comercio. No saber identificar las necesidades del cliente, dar un mal asesoramiento y priorizar la venta a corto plazo por encima de la fidelización solo se traducirá en fracaso.

2. Errores en la organización de eventos: Este año han llamado la atención particularmente el descenso de usuarios de festivales tan populares como el BBK Live (un 6% menos de asistentes) o el Mad Cool (22% menos de asistentes). Errores en la organización, colas y la lentitud del servicio hacen que los clientes no quieran repetir.

3. Sobreprecio sin justificación: Para vender un producto a un precio superior al de comercios similares tienes que ofrecer un valor añadido que el resto no da. Puede ser la inversión en branding que se refleje en un mayor prestigio, beneficios por fidelización o un asesoramiento personalizado, pero el sobreprecio nunca debe ser injustificado.

4. Instalaciones descuidadas: Los clientes son cada vez más exigentes y las redes sociales permiten que comparemos un negocio con otro sin importar la distancia o el país. Si no cuidas tus instalaciones te pasará factura porque la competencia cuida cada vez más detalles.

5. Mal servicio post-venta: La venta es una parte importante de la transacción con el cliente, pero el servicio post-venta es sin duda una de las partes que marcan la diferencia entre un buen negocio y otro que no lo es tanto. Cuida a tus clientes y ofrece facilidades, el beneficio será mutuo.